Datos personales/Dades personals

martes, 21 de julio de 2009

Rufino. El origen



Aprovechando que está de moda el rememorar viajes espaciales por aquello de los aniversarios, regreso al origen de “Rufino”...

Fue una tarde de otoño, mi amigo, el guionista, estaba haciendo un curso de escritura que, en cierto modo , compartíamos. Me contó el ejercicio que habían realizado por la mañana. Se trataba de escribir en un par de horas un relato que pasase en el interior de un ascensor. Me dejó lo que había escrito, y, aunque estaba muy bien redactado, lógico en él, no pasaba de ser un relato "obvio" de odio vecinal en un ascensor que se avería.

Tomé el testigo y esa noche, en las dos horas reglamentadas, escribí una “marcianada” titulada “Cuenta atrás” en la que un cobrador de recibos, se ve metido en una misión a Júpiter y acaba tomando una tila en un bar, mientras escucha la noticia del accidente en televisión.

A partir de ahí todo se desencadenó. Reescribimos la historia y apareció el submarino. Pulimos los diálogos y lo pasamos a la gente de Index creyendo que nos iban a internar en un frenopático. Se inició la locura. Vino la anécdota de Sean Connery – cierta – el contacto con José Mª Carrascal, el patrocinio del Capitán Moro – “Açò ho pague jo” – el cambio de Alex Angulo por Ciges… El resto ya es leyenda.

En el próximo post hablaré de lo que se quedó en el papel que no fue poco.

Dibujos para la producción y diseño de vestuario para “Rufino” (1998).

Aprofitant que està de moda el rememorar viatges espacials per allò dels aniversaris, retorne a l’origen de “Rufino”...

Fou una vesprada de la tardor, el meu amic, el guionista, estava fent un curs d’escriptura que, en certa manera, compartíem. Em contà l’exercici que havien realitzat pel matí. Es tractava d’escriure en un parell d’hores un relat que ocorrerà a l’interior d’un ascensor. Em passà el que havia escrit, i, encara que estava molt ben redactat, lògic en ell, no passava de ser un relat "obvi" d’odi veïnal a un ascensor avariat.

Vaig prendre el testimoni i eixa nit, en les dues hores reglamentades, vaig escriure una “marcianada” titulada “Cuenta atrás” a la que un cobrador de rebuts, es veu clavat a una missió a Júpiter i acaba prenent una til·la a un bar, mentre escolta la noticia del accident a televisió.

A partir d’ací tot es desencadenà. Varem reescriure la història i aparegué el submarí. Varem polir els diàlegs i ho passarem a la gent d’Index creient que ens anaven a internar a un frenopàtic. S’inicià la bogeria. Vingué l’anècdota de Sean Connery – certa – el contacte amb José Mª Carrascal, el patrocini del Capità Moro – “Açò ho pague jo” – el canvi d’Alex Angulo per Ciges... La resta ja és llegenda.

Al proper post parlaré del que es quedà al paper que no fou poc.

Dibuixos per la producció i disseny de vestuari per “Rufino” (1998).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Busco mujer como la "Clienta del Bar". ¿Dónde hay mujeres así?

Melchor Mombo dijo...

"Rufino" es un poco especial amigo/a anómino. Tampoco suele ser habitual encontrarte dos astronautas de la NASA en un ascensor.

Anónimo dijo...

Pues...tienes razón.