Datos personales/Dades personals

miércoles, 12 de marzo de 2008

Yazid, l’amant de la Mitja Lluna

…Y en este vivir sin vivir, en esta nueva vida en la que nado, que es la antigua, siempre encuentro a faltar las suaves caricias que la otra civilización me ofrecía.

Maquetación interior del cuento “Yazid, l’amant de la Mitja Lluna” (2008).

... I a aquest viure sense fer-ho, en aquesta nova vida a la que nade, que és la antiga, sempre trobe a faltar les suaus carícies que l’altra civilització m’oferia.

Maquetació interior del conte “Yazid, l’amant de la Mitja Lluna” (2008).

2 comentarios:

Trenzas dijo...

¡Vaya...! ¿Cuentista...? :)
Y cuentista histórico. Me gusta mucho el tema. Tengo que pasarte las direcciones web de mi tío y mi sobrino, dibujantes ambos.
O las pondre en el blog, ya veré.
En cuanto al cubo de basura...
ruta:
personalizar
configuración
comentarios
Vinculos de retroceso >> activar Mostrar
Opción predeterminada de vínculos de retroceso >> en la casilla debe aparecer: "las nuevas entradas tienen vínculos de retroceso"
Y guardar cambios.
Esto debería ser suficiente para que al abrir tus comentarios se viera un cubito de basura en el margen inferior izquierdo. Clicando sobre él, llegas a una pantalla donde se te pregunta si quieres eliminar el comentario de forma permanente o no. Caso de que sí, se elimina del todo; caso de que no, queda un residuo que dice que alguien comentó pero no dice qué comentó.
De vez en cuando la cosa se estropea y hay que volver a seguir los pasos como si no se hubiera hecho y volver a guardar los cambios. Cosas de Blogger :)
Un abrazo, piloto

Melchor Mombo dijo...

Gracias por la información.
Todavía se están riendo en la base de que este rudo aviador tenga que pedir ayuda para este tipo de cuestiones.
Pero es que desde la IIWW la tecnología avanza a pasos agigantados y pese a combatir codo con codo con ingleses y americanos, no acabé por cogerle el tranquillo a su idioma.
Otra cosa es con el francés, pues conocí a una bella espía parisina que...
Quizás algín día cuente esa historia.

Besos Trenzas.